Se extiende la toma de escuelas y ya son 18 las que rechazan el ajuste de Macri

bae-20-09

20.09.2012. Se oponen a los recortes en las horas de materias técnicas y taller

bae-20-09


logo BAE

Lejos de llegar a una solución, cada vez más estudiantes se suman al reclamo en contra de la reforma curricular propuesta por el Gobierno de la Ciudad. La toma se extendió a dieciocho escuelas secundarias porteñas. Los alumnos agrupados en la Coordinadora de Estudiantes de Base (CEB) pidieron una reunión con el ministro de Educación, Esteban Bullrich, para analizar otras alternativas a las modificaciones de los planes de estudio que impulsa la administración de Mauricio Macri. Desde la cartera educativa advirtieron que deberán recuperar los días clases.

Lo que comenzó el lunes pasado como una protesta de un grupo de alumnos de las escuelas técnicas Nº 35 Ingeniero Eduardo Latzina, de Monte Castro, y Nº 6 Fernando Fader, de Flores, se expandió a otros establecimientos educativos en menos de cuarenta y ocho horas.

El repudio a las modificaciones curriculares que el Gobierno de la Ciudad pretende llevar adelante, en especial al eventual cierre del turno noche y a los cambios en los planes de estudios, se hizo sentir también en las escuelas Nº 1 Otto Krause, de Monserrat; Media 7 María Claudia Falcone, de Caballito; Nº 1 de Cerámica, de Almagro, y a la técnica de jardinería Cristóbal María Hicken, de Palermo. Pronto se sumaron a la protesta la escuela técnica Hipólito Yrigoyen, el colegio Julio Cortázar, el Domingo Faustino Sarmiento, la Escuela de Bellas Artes Rogelio Yrurtia, el Comercial 23, el Nacional 17, el Normal 8, las técnicas 8, 30, 13 y 33 y la Escuela de Danzas Nº 2, entre otros.

Desde la CEB reclamaron una audiencia con Bullrich para consensuar la reforma curricular con estudiantes y profesores. Una de las mayores preocupaciones de los alumnos es que el Ministerio de Educación porteño reduzca la carga horaria en materias como taller, laboratorio y dibujo técnico y que suspenda el turno noche, lo que dificultaría la concurrencia a clases de los adolescentes que trabajan.

El jefe de gabinete de la cartera educativa, Diego Fernández, reiteró que “en ningún momento se evaluó cerrar el turno noche” y pidió a los estudiantes que levanten la medida de fuerza. Por el contrario, el legislador porteño del MST en Proyecto Sur Alejandro Bodart señaló: “El cambio curricular inconsulto en las ramas técnica y artística elimina materias especializadas y horarios nocturnos, a la vez que daña la calidad de los títulos y el futuro profesional de los alumnos”. Desde la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) solicitaron a Bullrich que “permita la participación de toda la comunidad educativa en la discusión de la nueva currícula”.

En tanto, el subsecretario de Políticas Educativas, Alejandro Finocchiario, advirtió que las escuelas secundarias tomadas desde hace tres días “deberán recuperar las clases perdidas”. Y explicó que “las reformas curriculares tienden a que en todo el país se homologuen títulos”, como estableció el Consejo Federal de Educación.

 

 

X