Sánchez Zinny: persona no grata para la comunidad educativa de la Ciudad de Buenos Aires

Voceros de Rodríguez Larreta habían afirmado a distintos medios después del 27 de octubre de este año que “la ciudad no sería un aguantadero” para ex funcionarios nacionales y bonaerenses. Sin embargo, la designación de Gabriel Sánchez Zinny al frente de la Unidad de Evaluación Integral de la Calidad y Equidad Educativa (UEICEE) muestra que, finalmente, el Gobierno de la Ciudad se convirtió en el refugio estos macristas caídos en desgracia por obra del voto popular que reprobó la gestión de Cambiemos. En el caso de Sánchez Zinny, el asilo que le brinda Rodríguez Larreta se convierte además en una provocación a la docencia y a toda la comunidad educativa. Se trata del responsable, junto a María Eugenia Vidal, de la explosión que provocó las muertes de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez en la escuela número 49 de Moreno el jueves 2 de agosto de 2018. Su administración de la Dirección General de Escuelas, equivalente a un Ministerio de Educación, de la Provincia de Buenos Aires, dejará ese imborrable recuerdo de su desprecio por la vida de quienes hacemos día a día la escuela pública. Junto a ello, su gestión se caracterizó por los ataques permanentes a la docencia bonaerense.

Pero, ¿por qué un ex ministro provincial y ex director nacional, viene a un cargo de menor relevancia en el organigrama porteño? La respuesta está asociada a una falsa creencia que el macrismo en el Estado se encargó de desmentir para siempre: “poner empresarios ricos en el gobierno sería garantía contra la corrupción porque ya tienen plata”. Esta afirmación se demostró absolutamente falaz. Al estar de “los dos lados del mostrador”, los empresarios se favorecieron de su rol en el gobierno con medidas que hicieron crecer las acciones y ganancias de sus empresas como Aranguren en energía y Macri en el correo, Avianca y varios otros rubros, dispusieron blanqueos de capitales para beneficiar a sus familias, intentaron condonarse deudas con el Estado, entre otras acciones. Eso explica la presencia de Sánchez Zinny en Educación. Este personaje con nula experiencia en el sistema educativo público hasta 2015, es, sin embargo, un empresario dedicado a mercantilizar la formación docente a través de distintos negociados. La firma Kuepa, por ejemplo, dedicada a vender capacitación virtual, usó la base de datos del Programa estatal Adultos 2000, para competir con este mismo, ofreciendo horarios más flexibles y menos años de cursada. La estadounidense IMS- Education cuyo director de marketing es Ignacio Sánchez Zinny, hermano de Gabriel, firmó convenios con el INET cuando este se encontraba a su cargo. Además, Sánchez Zinny es socio de Esteban Bullrich en Formar Foundation, una compañía offshore denunciada en los Panama Papers.

Por todo esto, que se suma a su nefasta gestión en la Provincia de Buenos Aires, rechazamos la presencia de Gabriel Sánchez Zinny en la cartera educativa porteña.

Buenos Aires, jueves 5 de diciembre de 2019.

Eduardo López – Secretario General UTE – CTERA

Mariano Denegris – Secretario de Comunicación UTE – CTERA

COMPARTIR
X