La ciudad más rica del país quiere un salario docente por debajo de la inflación

Después de casi tres meses y cuatro reuniones, Rodríguez Larreta llegó al 15 % que Macri quiere establecer como tope de los aumentos salariales. A pesar de ser el distrito con mayor recaudación por habitante de Argentina, el Gobierno de la Ciudad apenas pudo moverse del 12 por ciento con el que venía insistiendo en todas las reuniones de mesa salarial y ofreció un tres por ciento más. La propuesta, que sigue estando debajo de los números de inflación previstos para 2018, contempla 8 puntos porcentuales en marzo que recién serán remunerativos con el sueldo de agosto, 4 por ciento más ese mismo mes, 3 en octubre y una nueva reunión en el mes de septiembre. A esto se agrega una suma por única vez con tope de  1000 pesos por cargo hasta dos cargos a liquidarse en mayo. Además, se prevé el recupero de 3,5  por ciento por la pérdida de poder adquisitivo del 2017, pero no se establece ninguna actualización automática del salario de acuerdo al proceso inflacionario de 2018. Esta aplicación tardía de la cláusula gatillo del año pasado demuestra que no nos equivocamos cuando sosteníamos que la inflación anual estaría en el 25 %.

Desde la Unión de Trabajadores de la Educación consideramos insuficiente la propuesta salarial ya que el IPC Ciudad demostró en estos meses que a lo largo del año estará por encima del 20 por ciento. Así lo indican todas las consultoras económicas, del Centro de Estudios CIFRA de la CTA de los Trabajadores y el mismo gobierno porteño al aumentar un 24 por ciento el ABL. Una recomposición del 15 por ciento  sin cláusula gatillo es una  rebaja salarial.

Por ello rechazamos una propuesta salarial que seguirá condenando a la ciudad a la profundización de la falta de maestros. Este año la falta de docentes en las escuelas del sur capitalino se evidenció desde el primer día de clases. En lugar de usar esa carencia para atacar a los 29 profesorados docentes con el proyecto de UNICABA, el poder ejecutivo debería elevar los salarios por encima de la inflación y empezaría revertir lo que llama erróneamente “falta de vocación”. A la vez que agrava la falta de docentes, esta gestión deja cada vez a más niños y niñas sin vacantes como lo demuestran las lamentables imágenes de familias haciendo cola en la puerta de las sedes de los Distritos Escolares.

Los y las docentes sabemos que esta política de retracción salarial es impulsada por el Gobierno Nacional y cumplida a rajatabla por el Jefe de Gobierno porteño que ha abandonado toda autonomía para la ciudad. Por eso, a nivel nacional seguiremos desarrollando un plan de acción en el marco de la CTERA que contemple medida de fuerza y una Marcha Federal Educativa para el mes próximo. El techo del 12 por ciento que quería imponer Rodríguez Larreta fue perforado por la lucha docente, ahora vamos a perforar el 15 por ciento que pretende imponer Mauricio Macri a nivel nacional.

En el ámbito de la ciudad, ratificamos la continuidad de la lucha en unidad sindical con las organizaciones gremiales del distrito. En este sentido, el 3 de abril, anunciaremos las medidas de acción a seguir en el marco del frente de unidad gremial que venimos construyendo junto a los estatales de ATE Capital, los metrodelegados de AGTSyP, los judiciales de SITRAJU-CABA, los compañeros de SADOP Capital, la rama de recolectores de residuos de Camioneros, los trabajadores de la economía popular de la CTEP.

Seguiremos con nuestro plan de acción por mayor presupuesto educativo en cada escuela, en cada barrio de la Ciudad junto a los estudiantes y las familias. Como parte de esas jornadas de protesta vamos a mostrar dónde están los lugares en que el gobierno porteño debe construir las escuelas que faltan. Mañana mismo en Pergamino 3045, Villa Soldati, presentaremos junto Legisladores un Proyecto para la construcción de una Escuela Primaria y la extensión de la Escuela Infantil N°12   para el Distrito Escolar 19°.

 

COMPARTIR
X