Escape de gas pone en riesgo a la comunidad educativa de “la Banderita”

Esta mañana un escape de gas producido por la obra del Paseo del Bajo que se está realizando en las inmediaciones de la  Escuelas Infantil Nº5 y de la Escuela Primaria Nº 25 del Distrito Escolar 1 “la Banderita” de Retiro puso en peligro a cientos  de niños y niñas que concurren al establecimiento.

Esta vez la fortuna estuvo del lado de lxs chicxs, ya que la perforación del caño de gas fue previa al ingreso a la escuela. Si la rotura hubiese sido durante el horario de clases podría haber ocurrido una tragedia.

Como lo había denunciado la Unión de Trabajadores de la Educación junto a la comunidad educativa de la Villa 31, el galpón que funciona como edificio provisorio de la escuela, no cumple con las condiciones adecuadas para el dictado de clases. No solo es un espacio con malas condiciones de limpieza, aireación y espacio, sino además, como queda demostrado, presenta escasas condiciones de seguridad, y no ofrece ningún Plan de contingencias.

En el mes de agosto del año pasado las familias de La Banderita habían presentado un Recurso de Amparo porque el galpón no garantiza las condiciones mínimas para enseñar y aprender, y además generó el cierre de tres secciones de jardín. La cautelar tiene fallo favorable desde el último día de feria judicial, pero con el cambio de feria el fallo quedó girando de juzgado en juzgado. Las familias están esperando que el juzgado haga efectivo el fallo favorable que les dio la razón, y que el gobierno apeló por lo que el expediente volvió de Cámara, donde está demorado.

Desde UTE seguimos reclamando a Gobierno porteño que garantice las condiciones básicas para enseñar y aprender, y que no ponga en riesgo la integridad física de docentes, alumnxs y familias de las escuelas públicas de la Ciudad.

A continuación reproducimos la carta de lxs docentes de “La Banderita”:

Docentes de la Escuela Nº 25 DE 1° “Bandera Argentina”, trasladada “provisoriamente” a un galpón ubicado en la calle 12 y Av. Castillo, volvemos a elevar nuestra voz para gritar que ahí no puede funcionar una escuela.

Esta mañana, mientras esperábamos el micro que dispone el Gobierno de la Ciudad para transportarnos hacia la escuela, nos enteramos a través de dos docentes que ya habían llegado al galpón que frente a la entrada se había roto un caño de gas producto de las obras de construcción del PAseo del Bajo. En esas condiciones, las clases se suspendieron y la zona fue evacuada.

Desde el año pasado, cuando nos enteramos que el Gobierno pretendía ubicar la escuela “Bandera Argentina” o Banderita, en un galpón frente al puerto, mientras realizaran las obras de construcción del Polo Educativo Mugica, denunciamos que allí no puede funcionar una escuela. Sin embargo, desde el Ministerio de Educación de la Ciudad no se contempló ninguno de los reclamos que hicimos como comunidad educativa del futuro Polo Mugica y se tomó la decisión de demoler las escuelas de nivel inicial, primario y secundario que funcionaban en Letonia y Av. Antártida y trasladar a parte del jardín y a la escuela primaria a un galpón ubicado en Av. Castillo al 1700.

Son varios los motivos por cuales sostenemos y reafirmamos que no es un espacio digno: el galpón no cuenta con patio ni ningún tipo de espacio abierto, está emplazado en un lugar de difícil acceso, en una zona donde circulan camiones y micros y donde se está realizando una obra de infraestructura que retrasa la circulación de los vehículos, genera polvo y ruido y dificulta el cruce de la Av. Castillo. Es decir, como comprobamos hoy con el escape de gas, se está poniendo en riesgo a toda la comunidad educativa.

También denunciamos las condiciones arquitectónicas de la escuela y el jardín. No cumplieron con los plazos establecidos para finalizar las obras, el lugar no cuenta con un comedor ni con todas las salas y aulas que requerimos, mucho menos con un espacio apropiado para realizar Educación Física. Tampoco cuenta con un sistema de calefacción ni con baños en el piso superior. No es un sitio seguro ya que, por ejemplo, las numerosas columnas que sostienen la planta alta no cuentan con ningún tipo de protección para evitar que lxs pibxs se lastimen, entre otras cuestiones. Señalamos, además, que no tenemos ventilación apropiada y encima el aire se llena de polvillo porque el piso de la planta baja requiere un tratamiento especial que no fue realizado.

¿Quién garantiza que no vuelva a suceder otra crisis como esta mientras continúen las obras en el nuevo edificio? Lxs responsables de infraestructura escolar del Ministerio de Educación del GCBA, una vez más vulneran los derechos de nuestrxs estudiantes y trabajadorxs al no cumplir con lo prometido.

Lxs docentes se lo seguimos repitiendo, ahi no puede funcionar una escuela. El Estado es responsable.

X