El Estatuto Docente ya cuenta con la Licencia por Violencia de Género

DSC_0072 a

 

La Legislatura de la Ciudad aprobó hoy por unanimidad la iniciativa de la Unión de Trabajadores de la Educación que incorpora la Licencia por Violencia de Género al Estatuto Docente. “Es la primera vez en el año que una ley sale sin ningún voto en contra, lo que muestra el consenso alcanzado para reconocer este derecho de las compañeras”, afirmó el secretario General de UTE, Eduardo López, quien estuvo en el Recinto acompañado por la secretaria de Género de CTERA, Estefanía Aguirre.

En los pasillos de la Legislatura, lxs docentes festejaron esta conquista por la que vienen trabajando desde hace tiempo. “En un momento tan difícil para las y los trabajadores de todo el país, una conquista de esta magnitud para las compañeras trabajadoras de la educación y para las mujeres en general nos llena de alegría”, celebró Carolina Brandariz, secretaria de Género de UTE-CTERA.

De esta manera, la iniciativa del gremio de base de CTERA en la ciudad de Buenos Aires presentada a través de las legisladoras Lorena Pokoik y Paula Panacca se convirtió en ley gracias al apoyo de todos los bloques que acordaron unificar un despacho único. El texto incorporó y sintetizó propuestas de los legisladores Aníbal Ibarra (mandato cumplido), Victoria Morales Gorleri (mandato cumplido), Maximiliano Ferraro (CC), Marcelo Ramal (FIT), Juan Nosiglia, Natalia Fidel, Inés Gorbea y Marcelo Gouman (Suma +), Lía Rueda, Victoria Roldán Méndez, Eduardo Santamarina y Paula Villalba (Pro). Desde la UTE también reconocieron la labor de la legisladora (MC) Virginia González Gass.

A partir de la implementación de la Ley, las docentes víctimas de Violencia de Género ya no tendrán que recurrir a figuras forzadas para tomar licencias ligadas a las agresiones sufridas. “Esta reparación es muy importante porque hasta ahora, las maestras agredidas eran empujadas a tomar licencias psiquiátricas y eso después era usado por los violentos para argumentar que ellas mentían porque estaban emocionalmente alteradas. Ahora vamos a poder llamar a las cosas por su nombre y ese es un paso fundamental para avanzar en ese reclamo de toda la sociedad que es Ni una menos”, reflexionó López.

Uno de los logros más importantes obtenidos durante el trabajo desarrollado en las comisiones es permitir que la licencia no esté atada a una certificación judicial. Este avance permitirá que otros organismos competentes puedan verificar las agresiones. De esta manera se facilitará el acceso a este derecho tan necesario para mujeres que en muchas oportunidades llegan a la Justicia después de haber recorrido un camino extenso. Sucede que la licencia puede resultar necesaria antes de llegar a esa instancia legal.

La Unión de Trabajadores de la Educación tiene por delante el compromiso de trabajar para lograr que en el marco de la reglamentación de la norma, el Ejecutivo porteño implemente la reubicación laboral transitoria de las docentes víctimas de violencia de género, uno de los puntos que no se logró incorporar al texto votado esta tarde.

 

DSC_0100

Buenos Aires, jueves 25 de agosto de 2016.

 

X