Dolor e indignación en la escuela pública

Desde la Unión de Trabajadores de la Educación, UTE-CTERA, expresamos nuestro dolor e indignación ante la muerte de Sandra Calamano y Rubén Rodríguez, Directora y auxiliar de la Escuela 49 de Moreno, nuestra total solidaridad hacia su comunidad educativa en este devastador momento y nuestro repudio absoluto a la política educativa y presupuestaria del Gobierno provincial de María Eugenia Vidal. Como señalaron nuestros compañeros del SUTEBA, esta tragedia se podría haber evitado. Tanto las autoridades de la escuela como las familias y el sindicato docente habían hecho las denuncias y los pedidos pertinentes para que las autoridades educativas provinciales solucionaran la pérdida de gas que se terminó cobrando las vidas de dos trabajadores de la educación.

Las políticas de ajuste de la inversión pública y el abandono de la responsabilidad estatal sobre las escuelas generan estos hechos que no son accidentes sino consecuencias de decisiones u omisiones gubernamentales. La responsabilidad de la Gobernadora Vidal y de los Ministros de Educación y Trabajo de la provincia es evidente además en este caso en particular donde se hicieron oídos sordos a las denuncias realizadas.

Acompañamos a todos los docentes de la Provincia de Buenos Aires en esta dolorosa circunstancia y en su lucha y sus denuncias para que las muertes de Sandra y Rubén no queden impunes.

COMPARTIR
X