Con hambre no se puede estudiar: se agrava la necesidad alimentaria en las escuelas porteñas

La Unión de Trabajadores de la Educación exige al gobierno porteño que garantice la universalización y gratuidad de los comedores escolares ya que el aumento de la pobreza es la consecuencia de sus políticas de ajuste. Cada día son más lxs niñxs que necesitan un plato de comida en las escuelas. Hoy, como todos los lunes, el problema se agrava por lxs niñxs vuelven a la escuela después del fin de semana con hambre. Sin embargo, Larreta, en lugar de aumentar las raciones, está más preocupado por garantizar el negocio de las empresas que prestan un mal servicio y pone trabas burocráticas a las familias que necesitan acceder al derecho alimentario.

El gobierno de la Ciudad ya concretó las restricciones en las becas alimentarias poniendo trabas burocráticas para su acceso con la inscripción on line y obligando a pagar 110 pesos a quien no pudo hacer el trámite.

Frente a esta situación desde UTE le exigimos a la gestión de Larreta  y a lxs legisladorxs que sancionen y luego se promulgue de manera urgente el Proyecto de Ley presentado días atrás por la Diputada Lorena Pokoik, en el marco del bloque de Unidad Ciudadana, para la universalización y la gratuidad del servicio de comedores escolares, refrigerio y viandas en las escuelas porteñas.

La comunidad educativa no va permitir que dejen a ningún estudiante sin su almuerzo. Las leyes de nuestro país la ubican como parte del sistema de protección de derechos de niñxs y adolescentes, y la alimentación es un derecho esencial. Queremos una escuela con centralidad en el conocimiento pero, con hambre, no se puede estudiar.

Buenos Aires, lunes 13 de mayo de 2019.

COMPARTIR
X