Comunicado de Prensa de la UTE por la eliminación del impuesto a las ganancias

banderas-UTE

banderas-UTE

Eliminación del impuesto a las ganancias: Las patas de la mentira

 

El proyecto del macrismo para elevar el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias bate todos los records en el rubro “promesa de campaña versus gestión de gobierno”. Pocas veces una medida gubernamental contrasta de manera tan rotunda con lo que se había prometido en los debates preelectorales. Pocas veces las patas de la mentira fueron tan cortas que no alcanzaron a dar el primer paso.

La situación de los trabajadores frente al mal llamado impuesto a las ganancias a la que se había llegado en el año 2015 era sin dudas injusta y arbitraria. De esa situación se valió el entonces candidato Mauricio Macri para prometer su eliminación en busca del voto de millones de trabajadores. Sin embargo, durante todo el 2016 fue aumentando la cantidad de empleados en relación de dependencia alcanzados por el gravamen. Cuando desde todos los sectores políticos y sociales se le recordó al gobierno sus promesas de campaña el Ministro de Hacienda, Alfonso Prat Gay respondió que había que debatir “en serio” el tema de ganancias. Es decir, para el ministro las afirmaciones de Macri en campaña no eran serias. ¿Está confesando Prat Gay que Macri se burló de los electores en los guiones proselitistas? ¿Era una broma para la televisión?

Como si la ampliación de la base imponible de trabajadores no fuera suficiente, la propuesta enviada por el ejecutivo al Congreso ayer termina echando más leña al fuego. Prevé un aumento del mínimo no imponible de apenas 15 por ciento en un año en que la inflación superó el 40. Por lo tanto, el año próximo habrá aún más trabajadores que paguen este impuesto sobre su salario. Con esta política el gobierno de Cambiemos está financiando el agujero fiscal que dejó la eliminación de retenciones a la minería y la agricultura a costa del bolsillo de los trabajadores. Cambiamos de una situación injusta a otra más injusta todavía.

En el caso de los docentes porteños, a fin de 2016 hay cuatro veces más docentes pagando ganancias que en Enero del mismo año. Y en 2017, aún antes de percibir cualquier aumento salarial pagarán ganancias inclusive aquellos maestros que recién se inician si trabajan en Jornada Completa o en dos cargos.  Como si esto fuera poco, se reducirá de 24 a 18 años la edad de los hijos para ser deducidos del impuesto y se eliminará la posibilidad de deducir al cónyuge. Otro duro golpe a las familias en contexto de recesión económica y aumento del desempleo.

El gobierno de Macri sólo honra su palabra cuando se trata de compromisos ante los grandes empresarios. Cuando en campaña, le hablaba a los trabajadores, según su propio Ministro de Economía, no había que tomarlo en serio.

 

 

Mariano Denegris                             Rubén Berguier                              Eduardo López

Sec. de Prensa                                  Sec. Gremial                                    Sec. General

 

X