xxii_cp_2

Les recordamos que desde septiembre a noviembre la modalidad del Congreso es semi-presencial: estamos en contacto por correo electrónico o bien, si lo necesitan, pueden concurrir lunes o jueves por la tarde al sindicato para conversar sobre el trabajo en esta primera etapa.

Hemos recibido abstracts, primeras ideas y borradores de muchxs ponentes. Lxs alentamos a que nos escriban todxs. Es muy importante que se animen y produzcan sus borradores. Necesitamos a mediados de octubre tener un esbozo de la idea inicial, primer borrador o reformulación de trabajo anterior de todxs lxs que quieran ser ponentes en el XXII Congreso Pedagógico.

En esta etapa del congreso, estamos iniciando el camino que nos lleva  de las primeras líneas a un borrador que contenga las ideas que deseamos compartir y poner a consideración de nuestrxs colegas. Ambas tareas (comenzar a concretar nuestras ideas, escribirlas y pasarlas a un primer  borrador) no siempre es sencillo. ¡Tenemos tanto de qué hablar y nos cuesta tanto volcar esas cuestiones por escrito! Son tantas experiencias vividas, llevadas adelante con nuestrxs estudiantes, con nuestrxs compañerxs… ¿Cuál de ellas pueden ser la base de un escrito? Tenemos registros de lo realizado… ¿Podemos tomar esos registros como un  comenzar a escribir, un puntapié para poder  escribir?

En primer lugar, queremos reafirmar que todo esfuerzo que hacemos por escribir es valioso. Tenemos tanta historia de subestimación de  los saberes, de las experiencias docentes, que  se convierte en un primer obstáculo a sortear.

En segundo lugar, sostenemos que todo esfuerzo de escritura es también un proceso formativo porque la escritura nos exige, nos desacomoda, nos lleva a ser lectores de lo que escribimos y con ello nos obliga a revisar lo que sostenemos y el por qué lo sostenemos.

En tercer lugar, la escritura nos lleva, inevitablemente, a conversar con otros, porque ser escritor es ser lector de otros. En este sentido, alentamos fervientemente en este congreso que las ponencias de otrxs compañerxs puedan servir también como material de trabajo y  se  integren  a nuestros escritos.

Consideramos que la enseñanza y la pedagogía son prácticas colectivas y por lo tanto  es muy frecuente que nuestras ideas y reflexiones tengan en otrxs colegas similares procesos o diferencias que pueden enriquecer lo que pensamos y escribimos. De lo que se trata es de hacer el esfuerzo de escribir junto con lo que otrxs ya escribieron: maestrxs, pedagogxs, políticxs, filósofxs. Esas voces nos ayudan a escribir.

A la vez, creemos que las escrituras del congreso pueden afianzarse por la presencia de los registros pedagógicos, esos textos que se producen en la escuela en diferentes  situaciones y que tienen diversos usos: documentación, memoria, registro propiamente dicho, constancia, planeamiento, concertación de acuerdos, etc., etc. Registros son las actas, las planificaciones, los proyectos, también los resúmenes posteriores, las conversaciones, los mails que nos mandamos a raíz de una discusión, las fotos que sacamos con lxs estudiantes, los cuadernos de  clase, las bitácoras. También aquellos escritos que producimos a raíz de querer profundizar un tema: las entrevistas a padres, las observaciones de clase, los registros anecdóticos, etc., etc. Estas escrituras son parte de nuestra tarea y dan forma a nuestro trabajo. Del mismo modo pueden colaborar en dar forma a nuestra escritura en el congreso. Mirándolos, observándolos con detención, analizándolos, dándolos a conocer, discutiendo con otros lo que nos dicen o expresan. Esos registros “anclan” nuestras conversaciones, expresan de alguna manera las prácticas de las que queremos  ser parte y nos interesa conversar con otros.

En estos primeros momentos los invitamos a revisar esos escritos, a mirar las paredes del aula, a  abrir el armario y mirar los papeles que quedaron ahí, medio perdidos o medio guardados, a revisar cuadernos, a mirar nuestras notas. Los invitamos a buscar las notas sueltas, los papelitos, las anotaciones en la notebook o en la agenda. Los invitamos a centrarse en aquello que hace un tiempo les viene dando vueltas, lo que quieren decir, lo que los afecta al punto de querer tematizarlo, encontrarle una vuelta escrita que no sea solo una denuncia o una catarsis.  Tematizar, encontrar el tema, observar sus aristas, registrarlas, aunque sea de manera caótica, desordenada; las ideas de a poco se van a acoplar. Es un momento inicial, de vuelco de pregunta, de lanzarse a escribir; ya vendrá el tiempo de mayor orden y organización. Estamos buscando los temas y problemas que nos parece importante hablar con otros. stamos intentando sumarnos al debate público con nuestro aporte.

Al leer ponencias de otrxs, desarrollamos conciencia de colectivo. Revisar lo que otrxs han escrito, encontrarnos con aquellxs  que tienen  preocupaciones comunes, entrar en diálogo con ideas ajenas, sirve para identificar los aportes que nos van a acompañar en nuestro escrito. Les recordamos que en la web del Congreso figuran muchas ponencias de Congresos anteriores que pueden estimular el trabajo del presente. Busquen, revisen y acumulen, acopien y  esbocen, indaguen y escriban. No pierdan de vista al o la autor/a que los inspiró, es importante respetar la autoría de los escritos cuando citan a lxs colegas.  Y, sobre todo, pidan ayuda si lo consideran necesario, aquí estamos para colaborar en ese camino.
María Paula González y Silvia Storino
Colectivo del Congreso Pedagógico

COMPARTIR