Cientos de docentes, trabajadoras y trabajadores del Hospital Ramos Mejía y familiares cuyos hijos e hijas concurren a la Escuela Infantil 6 del Distrito 6to protagonizaron hoy un Abrazo a ese centro de salud para defender la continuidad de la Sala de Lactario que el Gobierno de Rodríguez Larreta pretende cerrar para el Ciclo lectivo 2019. Sindicatos docentes como UTE, CAMyP, UDA y ADEMyS, Asociaciones de Profesionales de la salud y la Comisión Interna de Sutecba del Hospital participaron de la convocatoria que, bajo la lluvia, rodeo las calles del nosocomio del barrio de Balvanera al grito de “el Ramos no se cierra”. En la puerta principal de la calle Urquiza los representantes de las distintas organizaciones hicieron uso de la palabra y coincidieron en resaltar la unidad y continuidad de la lucha hasta conseguir que el Ministerio de Educación de la Ciudad retrotraiga la medida de cerrar la inscripción de la Sala de Lactario de esta escuela infantil creada en 1986.

Antes del cierre del acto las delegadas de UTE del Jardín expresaron las voces de niños y niñas que acuden actualmente a la institución. “A dónde va a ir mi hermanito”, “Por qué nos quieren cerrar el jardín”. Preguntas para las que la Gestión de Rodríguez Larreta sólo ofrece una cortina de insensibilidad. Al finalizar, Eduardo López, Secretario General de UTE contextualizó  el cierre de la Salita de Lactario en la política general de ajuste a la educación que se expresa también en el ataque a los Profesorados, el Proyecto de UniCABA. El docente aseguró que a esta política de desinversión y cierre de escuelas “vamos a oponer la más amplia unidad y en ese marco realizaremos en conjunto las medidas de fuerza necesarias para defender cada una de las escuelas públicas de la Ciudad, desde los Jardines Maternales hasta los profesorados”.

Buenos Aires, martes 30 de octubre de 2018.

COMPARTIR