La Unión de Trabajadores de la Educación acompañó hoy a los estudiantes y profesores de los cinco Institutos Técnicos Superiores  que el Gobierno porteño quiere cerrar  en la movilización que se realizó para exigir a las autoridades la continuidad de los mismos.

La gestión porteña  cierra los cinco institutos Técnicos Superiores (el  Nº4, Nº9, Nº16, Nº 22 y Nº29) que tienen una gran trayectoria educativa en la ciudad de Buenos Aires.

Estos institutos forman jóvenes en:

  • Técnico superior en Análisis de Sistemas
  • Técnico Superior en Gestión Ambiental
  • Técnico Superior en Protocolo y Ceremonial
  • Técnico Superior en Higiene y Seguridad del Trabajo Gestión Integral de Riesgo
  • Técnico Superior en Administración de Empresas
  • Técnico Superior en Administración y Relaciones del trabajo

 

Esta decisión afecta al menos dos derechos: el de estudiar y el de lograr un trabajo digno.  Nuestros estudiantes son jóvenes que buscan especializarse en competencias necesarias para insertarse en el mundo del trabajo y el Estado a través de estas instituciones garantiza ese derecho.  Por eso las comunidades de estudiantes y profesores de estos institutos hoy se encuentran con las inscripciones suspendidas,  aunque no hay normativa que lo avale,  y se encuentra interrumpida la normalidad de la vida institucional ante la incertidumbre que provoca el cierre.

El funcionario Javier Tarula, Subsecretario de Carrera Docente y Formación Técnica Profesional, no solo quiere cerrar cinco institutos,  de manera inconsulta,  sino que ya viene eliminando los espacios e instancias de diálogo,  no contamos con supervisores a quienes dirigirnos porque eran un obstáculo para el ajuste planeado y fueron eliminados por esta gestión.

Es por esta razón que  las argumentaciones acerca del cierre no tienen ningún asidero pedagógico,  en su nota a la comunidad adolece de justificativos educativos y de conocimientos del campo laboral para el cual se forma a estos estudiantes.

También desconoce que estas instituciones debieron acreditar ante el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) dependiente del Ministerio de Educación, su solvencia y a posteriori de esta,  recibieron fondos públicos para realizar tareas de infraestructura en las escuelas en las que hoy funcionan,  tales como: redes informática,  laboratorios,  bibliotecas,  maquinarias especializadas,  adaptaciones de red eléctrica,  acondicionamiento de salas,  etc.

Tales inversiones no son trasladables de un edificio a otro.   Todo traslado afecta la regularidad de los estudiantes.   Si son jóvenes y adultos que encontraron en su barrio una oferta educativa que los contiene,  o como ocurre que la mayoría de nuestrxs estudiantes son trabajadorxs que eligen las instituciones que les permiten combinar el tiempo de estudio con el de su trabajo,  cualquier traslado los afecta y mucho.

 

Buenos Aires, miércoles 5 de diciembre de 2018.

COMPARTIR