El Gobierno de la Ciudad decidió cambiar la estructura del Ministerio de Educación y con ello separar las instituciones formadoras de docentes entre dos dependencias distintas: una unidad ejecutora fuera de nivel y una dependencia de escuelas normales y artísticas. Ello denota claramente la intención de dividir a los profesorados ante la férrea unidad construida entre los institutos durante el conflicto de la UniCABA y se erige como herramienta de destrucción del sistema formador en el marco del proyecto de ajuste económico.

En 2019, uno de los efectos de la lucha llevada adelante en unidad durante todo el 2018 es que nuestras ENS e IES cuentan con más inscriptos que el año pasado, tanto en la formación inicial como permanente. De hecho intentan cerrar postítulos con más de 600 aspirantes señalando que no forman parte de las políticas de formación docente prioritaria. Así repiten el esquema de ajuste en la educación, con mayor desinversión y atacando las propuestas académicas de los institutos.

Ahora bien, caben varias preguntas ¿Qué dependencia tendrá la voz cantante en materia de formación docente en el INFod? ¿Cómo se definirán las políticas públicas de la CABA en esta materia? La solución de las autoridades es más ajuste, burocracia administrativa, división: mantiene las unidades académicas y las separa del sistema formador.

Desde la UTE planteamos nuestra enérgica defensa de todos los profesorados en unidad, manifestamos nuestra preocupación y rechazamos, como lo venimos planteando a nivel nacional y local, toda política educativa que se haga a espaldas de lxs trabajadorxs.

COMPARTIR