acto-fin-de-aRespuesta de UTE a declaraciones del Ministro Bullrich

 

El Gobierno de Macri continúa con su política de atacar sistemáticamente a la educación pública y a todos/as aquellos/as que la defendemos. A través de su Ministro de Educación, este gobierno se ha convertido en un denunciador serial de los que habitamos la escuela pública, en un francotirador de infamias sobre estudiantes, padres y docentes. Así como quiso denunciar en las comisarias a alumnos y alumnas que reclamaban mejoras edilicias para estudiar, o cuando, al asumir  su primer mandato, le retiró los recursos a las cooperadoras escolares diciendo que eran ineficientes, ahora denuncia a los/as docentes por el uso de licencias sin ningún dato concreto que respalde sus acusaciones. Del mismo modo, denuncia el bajo rendimiento en una evaluación que no tiene ni el asomo de rigor estadístico para sacar ninguna conclusión. No importa. El cometido denuncista del ministro Bullrich está cumplido. Ya ensució a la escuela pública.

 

En relación a las acusaciones a docentes sobre la falsificación de planillas para que no sean descontados los días de paro, que el Ministro mete maliciosamente en la misma bolsa de las licencias, debemos hacer algunas aclaraciones:

 

1.       El objetivo evidente de agitar los descuentos por paro es limitar el derecho a huelga que consagra la Constitución Nacional. Mayor legitimidad y legalidad adquiere el ejercicio de ese derecho cuando el Gobierno de la Ciudad como patronal resolvió modificar las relaciones de trabajo docente, léase nuestro Estatuto, sin dar participación alguna a los/as trabajadores/as de la educación. No sólo por la vergonzante ausencia, en la ciudad, de paritarias docentes legales como en la mayoría de las provincias y a nivel nacional, sino porque ni siquiera supeditó esas modificaciones al acuerdo de la Mesa de Condiciones Laborales y Salariales.   

 

2.       Como si esto fuera poco el Gobierno aplicó un descuento generalizado invirtiendo la carga de la prueba. A contramano de todo el orden jurídico, para Macri los/as docentes somos “culpables hasta demostrar lo contrario”. Primero confiscó indiscrimanadamente el salario de todos/as los/as docentes porteños/as y después abrió una ventanilla de reclamos. Hace más de veinte días que un 15% de la masa salarial docente está confiscada por el gobierno de Macri. Le descontaron el día de paro hasta a las docentes que estaban en uso de licencia por embarazo.

 

3.       Frente a estos reclamos el Gobierno envió una confusa planilla a las Direcciones de escuela que, por ejemplo, no contemplaba la posibilidad de incorporar a alguien que ese día no trabajaba en el establecimiento o se encontraba de licencia. Y eso es lo que ahora el Ministro denuncia como falsificación.

 

4.       Mientras Ministro y Jefe de Gobierno se muestran preocupados por no pagar los días de paro a docentes cuyo mínimo está en 2515 pesos, uno de ellos se puso el salario 49.500 pesos y el otro se pasó de vacaciones la mitad de su mandato.

 

Respecto del abuso de licencias, una vez más el Ministro acusa y enloda sin datos a los/as docentes, cuando, en realidad,  según los relevamientos realizados hasta el presente el nivel de ausentismo en la docencia sigue siendo el menor de la administración pública. Y, por supuesto, se podrían mejorar las condiciones de trabajo para que no sigamos sumando “enfermedades laborales”.

 

Si al Gobierno de la Ciudad le importara mejorar la educación pública hubiera empezado por invertir en la creación de los nuevos cargos docentes que hoy necesita la escuela o en pagar la capacitación en servicio para que los/as docentes podamos estar un turno frente a alumnos/as y el otro capacitándonos, planificando y evaluando en lugar de  estar dos o tres turnos frente a la clase. Muchas propuestas le realizamos en este sentido desde la UTE, a todas el Ministro le cerró las puertas. Pero, insistimos. Si Bullrich desea trabajar en pos de una educación pública de calidad, que convoque de inmediato al diálogo a través de la Mesa de Condiciones Laborales, ya que no contamos con Ley de Paritarias. Hace un año que esperamos con una carpeta llena de proyectos que cumpla su promesa de debatir las “Condiciones de enseñar y aprender”. En vez de eso, se ha empeñado en atacarnos, en hacer una campaña de marketing sobre la evaluación docente sin el menor rigor académico.

 

Sin embargo, nada nos desalienta en nuestra defensa de la escuela pública.  

 

 

Comisión Directiva de UTE-CTERA Capital

COMPARTIR