Este 9 de Julio no hubo acto oficial por los 202 años de la Declaración de la Independencia nacional. Sin embargo, cientos de miles salimos a las calles para celebrar la Patria. La Avenida 9 de Julio al sur se llenó de celeste y blanco para reafirmar que los argentinos no queremos ser una colonia que acate sumisamente las órdenes del FMI, no nos resignamos a ver nuestro presente y nuestro futuro hipotecado una vez más por el endeudamiento externo y no aceptamos las viejas recetas de reducir salarios y jubilaciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

Músicos y artistas populares acompañaron el festejo patrio al que se sumaron las familias durante una jornada que reivindicó la idea de que “La Patria resiste”. En ese marco, miles de maestras desplegaron una bandera argentina que se viene tejiendo en todas las provincias del país desde la Escuela Pública Itinerante. Los paños de lana celeste y blanca que se fueron uniendo en esa bandera son un símbolo del abrazo que abriga a todos pedacitos de nuestro pueblo, a lxs trabajadorxs a quienes se les niega el trabajo y las paritarias, a lxs jubiladxs que ven peligrar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad, a los pibes y las pibas con hambre y frío, a los pequeños comerciantes y empresarios asfixiados por los tarifazos. Esa bandera surgida de miles de manos amorosas de maestras jubiladas es un abrazo gigante y caluroso a todxs los otrxs que forman la Patria.

 

 

 

 

 

 

 

 

Mientras gobiernen los que sólo privilegian los intereses de unos pocos, las fiestas patrias las hacemos desde el Pueblo que somos todxs.

Buenos Aires, lunes 9 de Julio de 2018.

 

COMPARTIR