La Unión de Trabajadores de la Educación pidió formalmente al Ministerio de Educación de la Ciudad que instrumente la revisión del salario docente. Lo hizo tras conocerse la medición inflacionaria del IPCBA del primer trimestre del año.

Una vez más el índice inflacionario difiere del previsto por el Gobierno y se acerca al que previmos desde la UTE al plantear nuestras demandas salariales. Tal cómo ocurrió en 2016 y 2017 el Poder Ejecutivo calcula para este año porcentajes de inflación muy por debajo de los incrementos de la economía real, lo cual termina deteriorando el poder adquisitivo de trabajadoras y trabajadores.

La situación de 2018 amenaza ser más grave ya que,  a sólo un mes de haber clausurado por decreto el incremento salarial para todo el año, el 8 por ciento aplicable al primer tramo ya comienza a ser superado por la inflación real.

El 1 de abril los docentes recibimos una recomposición del 8 por ciento de nuestro salario, pero el índice de precios al consumidor que elabora el Ministerio de Hacienda porteño alcanzó al 31 de marzo un 6,5%. De esta forma, al promediar el mes en curso nuestro salario ya está perdiendo respecto de la inflación. Es por esto que los docentes rechazamos el 15 por ciento anual en tres cuotas, con reunión de revisión prevista recién en el mes de septiembre.

Lamentablemente no nos equivocamos al señalar la diferencia entre la “cláusula de revisión” y la actualización automática que supone la “cláusula gatillo” y al exigir al menos un 25 por ciento de recomposición de los haberes. Por eso, la única forma de subsanar esta rebaja del salario real es convocando inmediatamente a la Mesa Salarial para recuperar en mayo el salario perdido y establecer una nueva pauta salarial acorde a las estimaciones inflacionarias del orden de los 25 puntos.

La reunión prometida para setiembre se debe convocar ya mismo porque si esperáramos al mes de setiembre, como establece el acta rechazada por la UTE, el sueldo de las y los docentes se ubicaría durante cuatro meses por debajo del proceso inflacionario, acumulando una pérdida de alrededor de 8 puntos. La propuesta actual establece que ese mes recién percibiríamos un 4 por ciento más del aumento previsto con lo que ni siquiera se recuperaría la pérdida de los meses precedentes y nuestro sueldo seguiría estando todo el año muy por debajo de la inflación.

Buenos Aires, viernes 13 de abril de 2018.

 

COMPARTIR