Logo telamU

 

 

 

Télam – Cable de Noticias – 04/12/2017.La porteña Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) que lidera Eduardo López ratificó hoy su oposición a la eliminación de los Institutos de Formación Docente y aseguró que, no obstante el rechazo unánime a los Consejos Superiores de esos establecimientos, el gobierno envió a la Legislatura un proyecto de ley que “desintegrará los profesorados con la excusa y el pretexto de crear una universidad pedagógica”. “Mientras el pleno de rectores y órganos de gobierno de esas casas de estudio se reunía en la sede del Instituto Joaquín V. González para firmar un documento en defensa de la unidad académica de las 29 instituciones de formación docente, el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta giraba a la Legislatura una reforma a espaldas de la sociedad”, afirmó. Un documento firmado por López y el secretario de Comunicación del gremio, Mariano Denegris, señaló hoy que los docentes exigen “la participación de la comunidad educativa, de pedagogos, universidades, trabajadores y estudiantes y un debate abierto y sin condicionamientos temporales de la lógica marketinera oficialista”, puntualizó. “El argumento de que el cambio del título terciario por el universitario reduciría la falta de docentes -que solo ocurre en la Capital Federal- no resiste el mínimo análisis. La ciudad es la única jurisdicción del país, a excepción de las provincias petroleras, cuyos docentes ganan en promedio menos que el resto de los ocupados con formación similar”, expresó. Los dirigentes gremiales añadieron que si el problema a combatir es la escasa cantidad de aspirantes a la docencia, la principal hipótesis “no debería ser el prestigio del título y tornarlo universitario sino que el salario docente sea competitivo con alternativas las laborales de los posibles aspirantes y, el gobierno, tendría que abandonar la estigmatización y ataque a los trabajadores si procura jerarquizar sus tareas”, concluyó. En otro orden, los sindicalistas aseveraron que el impuesto a las ganancias “se cobró en noviembre último el 3,5 por ciento del aumento salarial impuesto de forma unilateral por el gobierno de la ciudad, llegando de esa manera por todo concepto al 21,5 por ciento”. “El salario, al igual que en 2016, quedó así por debajo de la inflación anual. A esa pérdida respecto del incremento del costo de vida se sumó que para los docentes con antigüedad esa mejora es una cuarta parte menor por ganancias. Los trabajadores de jornada completa o los profesores con dos cargos no fueron alcanzados por ese tributo hasta la modificación realizada por el gobierno de Mauricio Macri”, puntualizó el gremio. Los dirigentes señalaron que una maestra de jornada completa con máxima antigüedad percibió este mes 33 mil pesos y tuvo un descuento de 1.300 pesos, pero de los 800 de aumento 200 fueron absorbidos por el gravamen, es decir, el 25 por ciento.

COMPARTIR